Ciudad Revista digital

Telefonos: 4395090 - 2615335516 - 2616598509 | Emails info@revistaciudad.com.ar - ventas@revistaciudad.com.ar - diseño@revistaciudad.com.ar

El tiempo - Tutiempo.net

Descubriendo secretos navideños

La Navidad marcaría en el reloj del tiempo, el primer indicativo de otro año que se nos va. Transcurre en el mayor de los casos, como un suceso de gran importancia, esperado en el calendario, de corte netamente social; pero que así como llega, pasa y se guarda en el cajón del olvido hasta el nuevo año.

¿Realmente tenemos en cuenta su significado? Aquí develaremos algunos secretos, que hacen a las tradiciones y formalismos de estas fiestas; practicadas desde hace muchos siglos, que se han ido transformando a lo largo del tiempo, pero que no deben alejarse de su verdadera esencia.

El nacimiento de Cristo, es celebrado desde hace muchos siglos, el día 25 de diciembre, pero no siempre fue así. En los primeros albores de nuestra era, la fiesta que reunía a la cristiandad, era la Pascua de Resurrección (siglo II d.C.).

Con respecto al tiempo de nacimiento de Jesús, hubo un gran desconocimiento, llegando a establecerse fechas muy dispares a la hoy festejada; tales como el 6 y 10 de enero, el 25 de marzo, aún en abril y hasta el 20 y 25 de mayo, entre otras.

Recién en el pontificado del papa Liberio, en el siglo IV, se fijó la noche del 24 al 25 de diciembre, día en el que otros pueblos celebraban festividades inherentes a sus culturas, como el solsticio de invierno o también el Natalís Salís Invicti, de los romanos. También hay divergencias con respecto al año de nacimiento de Cristo, error que es atribuido al cálculo del monje Dionisio, en el siglo VI.

En los textos del Evangelio, Mateo fija el nacimiento de Jesús “en los tiempos del rey Herodes” y por ende, antes de su muerte, acaecida en el año 4 a.C. Esto hace suponer que el nacimiento de Jesús se produjo estimativamente entre los años 7 a 6 a.C.

Estrella de Belén ¿milagro o fenómeno astronómico?

Estrella de Belén: Fenómeno astronómico será visto durante víspera de  Navidad tras 800 años | Canal N

Nada se menciona en la Biblia, acerca del tradicional pesebre (San Francisco de Asís fue quien preparó el primer pesebre viviente en 1223). En el Evangelio según Mateo, sólo aparecen la estrella de Belén y la actuación de los Reyes Magos. De aquélla dice “… la estrella, que habían visto en oriente, iba delante de ellos hasta que fue a posarse sobre el lugar donde estaba el niño… ”

También han existido especulaciones en torno a la naturaleza de la estrella de Belén. Criterios cientificistas quisieron asimilarla a distintos fenómenos astrológicos, tales como el paso del cometa Halley (aunque ya había transitado nuestro sistema solar para aquella época), el brillante planeta Venus (que también era conocido en esos tiempos) o una supernova.

A comienzos del siglo XVII el astrónomo alemán Johanes Kepler, propuso como hipótesis de explicación al fenómeno de la estrella, a la conjunción de la Tierra con los planetas Júpiter y Saturno, pasando el Sol por Piscis; cálculos que fueron establecidos para la fecha en que aproximadamente nació Cristo (año 7 a.C.).
Frente a estos argumentos, para muchos consiste simplemente, en la concreción de un milagro, inexplicable sino a través de la fe.

Los reyes magos

Reyes magos, sabios o astrólogos? El Tiempo Latino | Noticias de Washington  DC

También nuestros añorados reyes de la infancia, se constituyen como un punto de discusión, no en cuanto a su existencia, ya que son mencionados en los textos bíblicos, pero sí en cuanto a su número y características.

A lo largo de la historia, fueron desde dos hasta setenta (para la iglesia capta de Egipto por ejemplo). Ya a partir del siglo VI comienza a imponerse el número de tres reyes. En una representación artística en Ravena, Italia, en la leyenda que acompaña al mosaico, figuran sus actuales designaciones: Melchor, Gaspar y Baltasar. Aparecen con diferentes designaciones en las distintas culturas.

Sus edades son indicadas también como disímiles, según la subjetividad de quien los representara artísticamente. En muchas de estas obras de arte, Baltasar se presenta como un hombre de piel blanca, siendo de tez negra recién en el siglo XVI.

El día 6 de enero, a partir del siglo V, la Iglesia comienza a celebrar la Epifanía, es decir, la adoración de los Reyes Magos a Jesús recién nacido en el portal de Belén.

Este día fue adoptado por algunos países latinos, en los que se toma como tradición, la llegada de los generosos reyes, colmados de regalos para entregar a los niños, que además de escribirles cartas con anterioridad a su visita, deben esperarlos dormidos, con los zapatos limpios y agua y pasto para sus camellos.

Santa Claus

Distinto es el caso de la inserción de Papá Noel en la Navidad; personaje que aparece ajeno al contexto bíblico. El papá Noel que conocemos, tuvo su origen en la vida de San Nicolás, obispo de la cuidad de Myra; quien nació en el año 280 en Patara, Asia Menor. Gozaba de una acomodada posición y fortuna, renunciando a ella a los 19 años para consagrarse a la vida religiosa.

San Nicolás de Bari - Colección - Museo Nacional del Prado
San Nicolás de Bari
1665 – 1670. Óleo sobre lienzo, 207 x 115 cm. Museo del Prado

Se lo conoció como el “obispo de los niños”, por su entrega y devoción para con sus pequeños, a quienes siempre proveyó en sus necesidades.
A su muerte, su fama se extendió por toda Europa, comenzando a atribuírsele gran cantidad de milagros y leyendas, desde la distribución de regalos para los necesitados o el hecho de calmar tempestades o resucitar personas. Sus cenizas fueron robadas de Myra en 1087, por unos marineros italianos que 10 llevaron a la ciudad de Bari, en Italia.

Su fiesta se celebraba el día 6 de diciembre, dando lugar a la costumbre de ofrecer regalos, juguetes y dulces a los niños. Esta tradición fue adoptada por toda Europa, mezclándose con ciertas costumbres y mitos locales (como los gnomos, la bruja buena italiana, el padre del invierno nórdico, etc.)

En los Países Bajos, especialmente en Holanda, tuvo una mayor trascendencia y hasta fue nombrado santo protector de Amsterdam. Se lo representaba vestido con ornamentos eclesiásticos, con barba blanca, montando un burro, junto a su fiel sirviente Pedro el negro y llevando un saco con regalos para los niños buenos y varas para los desobedientes.

San Nicolás de Bari - Viste la Calle


Con estas características, cruzó en Atlántico junto con los colonos holandeses que se instalaron en los Estados Unidos. A partir de allí va tomando progresivamente los rasgos que hoy posee.

El escritor norteamericano de origen escocés, Washington Irving, lo describe en 1809, ya en un corcel volador, sin ropas de obispo.Muchos años después, el dibujante Thomas Nast, detalló al máximo al nuevo Santa, le otorgó el color rojo y su ropa de pieles, el trineo volador tirado por renos y la característica de viejecito alegre y un poco gordinflón. Ya a comienzos del siglo XX, este nuevo look de santa se había dispersado por toda Europa.

De ahí Sinterklass, que ya era Santa Claus, pasa a ser también el Father Christmas o Padre Navidad de Gran Bretaña y el Pere Noél de Francia o Papá Noel, como lo conocemos en América Latina y España. El punto determinante de su imagen final, lo dio la famosa Coca Cola, a través de una gran campaña publicitaria en 1931. Sus rasgos de hombre bueno y simpático, de fuertes risotadas, junto a los colores rojo y blanco, que son los de la compañía, perduraron con un aspecto más lujoso y atractivo.

Coca Cola | PitBox Blog

La leyenda también cuenta que vive en el Polo Norte y trabaja junto a muchos duendes que le ayudan a fabricar miles y miles de juguetes para los niños del mundo, que reparte todas las noches del 24 de diciembre en su trineo tirado por ocho renos.

El Árbol de Navidad

rojo y verde, dos clásicos de la Navidad. Decoración navideña clásica. |  Decoracion de arboles, Decoracion arbol de navidad, Decoracion navidad

Su origen es nor-europeo. Una antigua creencia germana contaba que un árbol gigantesco sostenía al mundo y que en sus ramas también se suspendían las estrellas, la luna y el sol. Aparecía también como un símbolo de vida (árbol verde en todo el invierno). Con la extensión del imperio romano, comenzaron a producirse una fusión de costumbres y de allí se trasladó al cristianismo, que lo adoptó a su forma de ser.

Para las religiones orientales, el árbol es símbolo de encuentro con lo sagrado, ahonda sus raíces en el suelo y se levanta hasta el cielo: es el encuentro del hombre mismo con la divinidad y de la divinidad con el hombre. Para los cristianos, el árbol es el símbolo de Jesús, el Árbol de Vida, que va creciendo año tras año en el corazón de cada persona e ilumina como “la Luz de las Naciones”.

Sin duda, coexisten infinidad de tradiciones, creencias, costumbres y formalismos, que son diferentes en cada pueblo o en cada religión, pero que expresan en forma coincidente la esencia de la Navidad.

Esencia que no debe ser desvirtuada, por la globalización y el marketing, que encuadran a la Navidad como un acontecimiento que amplía considerablemente las ventas y donde todo se transforma en un número más.

La esencia, es que, más allá de la fecha o fiesta en sí misma, se conmemora el nacimiento de Cristo y con él, la presencia permanente de su generosidad, paz, desapego, renuncia. La capacidad única y constante de amar, del Amor leal y verdadero, que hizo que diera su vida por nosotros. Su vida y su muerte, tenían que significar una enseñanza. Su humildad y su perdón, deben resplandecer en nuestro corazón como la llama que no debe nunca apagarse y que constantemente debemos encender, para no olvidar aquella Esencia, que trasciende religiones y nos funde en el Amor de Dios.


Podemos hacer que esta Navidad, no sea una más en nuestros recuerdos, podemos detenernos y reflexionar hacia donde realmente vamos; y recordar y practicar más allá de las formas, la ardua tarea de ser todos los días, un poco mejor, en esencia y no en apariencia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciudad Revista digital

Mendoza
25°
Truenos
06:5220:43 -03
Ir arriba