Ciudad Revista digital

Telefonos: 4395090 - 2615335516 - 2616598509 | Emails info@revistaciudad.com.ar - ventas@revistaciudad.com.ar - diseño@revistaciudad.com.ar

El tiempo - Tutiempo.net

Solidaridad en acción

El  26 de agosto se instituyó en la Argentina el Día de la Solidaridad Nacional en homenaje al nacimiento de la Santa Madre Teresa de Calcuta, ejemplo de amor puro, sincero y desinteresado, puesto siempre al servicio real del prójimo.

Uno de los objetivos más difíciles de alcanzar en la vida es ser consecuente entre lo que uno dice y lo que uno hace. Sólo pocos elegidos o mejor dicho “convencidos” de que esto puede ser una realidad lo logran. Agnes Gonxha Bojaxhiu fue una de esas personas. Ese fue el nombre de origen de la Madre Teresa que nació en Albania en 1910.

Desde muy temprana edad la vocación religiosa se hizo presente en ella. A los 18 años ingresó a la Orden de las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto en Irlanda.

En fotos: De maestra a santa, la vida sacrificada de la Madre ...

Cuando terminó su postulado se dirigió a la India para su noviciado. En 1937 hizo los últimos votos en Darjeeling. La Madre Teresa, tomó este nombre en honor a una monja francesa Teresa Martin”, conocida como “Santa Teresa de Lisieux” o “Santa Teresita del Niño Jesús” quien fue canonizada en 1925. Allí se dedicó durante muchos años a la docencia.

Pero la llama de la conciencia, presente en ella desde siempre, ardió con nitidez un 1 de septiembre de 1946.

Muchos podemos convivir con la dura realidad y quedarnos en nuestra “burbuja protectora”. Teresa no pudo hacer eso. No pudo dejar de “ver”.

Caminando por las calles de Calcuta tropezó con el cuerpo de una mujer­ moribunda. Ratas y hormigas se paseaba por sus llagas. “La levanté, caminé hasta u'” Hospital cercano y pedí una cama para ella . La mujer murió en esa cama: la primera, l única y la última cama que tuvo en su vida. Este encuentro casual cambió su vida para siempre.

Comenzó a sentir una voz interna que le martillaba el corazón y repetía: ‘Tienes que hacer algo”, “No puedes quedarte con los brazos cruzados”, “Si tú no empiezas, nadie comenzará”. Al vivir esa fuerte experiencia vibró por dentro y se preguntó por qué Di permitía eso. En el silencio de esa noche encontró la respuesta; Dios le dijo: “Claro  que he hecho algo para solucionar esto, te he hecho a ti”.

Era muy cruel la vida en ese lugar. Gente mal alimentada y sin las mínimas atenciones higiénicas vivía en ambientes pútridos, don e era inevitable contraer enfermedades infecciosas. Los Hospitales tenían pocas camas y estaban siempre completos. Por e vivían y morían en las calles sin ser atendidos ni vistos. Todas las mañanas un Furgón de la Municipalidad recorría las calles para recoger los muertos, al igual que la basura. Esa realidad debía cambiar…

Fue ahí cuando pidió permiso para vivir fuera del Convento y trabajar en los barrios pobres de Calcuta, permiso que le fue concedido en 1948 por el Papa Pío XII. (Año en que también adquirió la ciudadanía hindú). De esta manera quedó como religiosa independiente, actuando bajo la obediencia del arzobispado de Calcuta. Así empezó a compartir su vida en las calles de Calcuta con los más pobres, los enfermos y los hambrientos.

 Es en 1949-1950 cuando puede iniciar verdaderamente su labor; ya que recibe la aprobación de Roma fundando las “Misioneras de la Caridad”. .La Obra fue creciendo de a poco… En 1957 se inauguró la primera clínica móvil y dispensarios permanentes, para expandir la ayuda a todos los necesitados

Las Misioneras de la Caridad en Agra

En 1963 nació una nueva rama de la Congregación, los Hermanos Misioneros de la Caridad; y años más tarde, se produjo la fundación de los Sacerdotes Misioneros de la Caridad y de los Laicos Misioneros de la Caridad

En 1965, el Papa Pablo VI colocó a la Congregación de las Misioneras de la Caridad bajo el control del Papado y autorizó a la Madre Teresa a expandir la Orden religiosa en otros países. Fundaron Hogares en todo el mundo para ocuparse y atender a los enfermos, ancianos, niños abandonados y toda persona que necesitara ayuda y amor de ellas. El centro de Argentina se inauguró el 24 de mayo de 1978.

El emblema de la Congregación es “Tengo sed”, cartel que se encuentra al lado del crucifijo en todas las capillas. Ese grito angustioso de Cristo en la cruz, les recuerda a las Hermanas el objetivo fundamental de su Congregación: apagar Y saciar la sed ardiente de Jesús en los más pobres y abandonados.

Es tan fuerte la vocación de servicio de la Madre y sus Misioneras que en sus Constituciones la atención a los pobres se ha convertido en el cuarto voto que las Hermanas emiten en el día de su profesión religiosa. Además de los 3 comunes a todas las otras Congregaciones religiosas: pobreza, castidad y obediencia, las Misioneras de la Caridad se comprometen, con voto, a “servir gratuitamente y de por vida a los más pobres de entre los pobres”.

Santa Teresa de Calcuta recibió el Premio Nobel de la Paz hace 42 años

En 1979 recibe en Oslo el premio más importante: el “Premio Nobel de la Paz”. Lo aceptó contra su voluntad y lo agradeció en nombre de los más pobres.

En 1990 por razones de salud y de edad, la Madre Teresa solicitó al Papa Juan Pablo 11 que la eximiera de su tarea de Superiora General de la Orden, recibiendo la aprobación papal para su retiro. Pero ante su reelección por unanimidad como Superiora (con excepción de su propio voto), decidió continuar en su cargo apoyando a las Misioneras.

Madre Teresa con Juan Pablo II

En 1996 la salud de la Superiora comenzó a deteriorarse. En septiembre de ese año se empezó a hablar nuevamente de una próxima votación, que fue postergada por problemas de su salud. El 13 de marzo de 1997, la Hermana Nirmala fue elegida sucesora de la Madre Teresa, para los próximos 6 años (como estipula la Constitución), casi por total unanimidad.

La Madre Teresa de Calcuta murió el 5 de Septiembre de un paro cardiaco en la casa madre de su comunidad en Calcuta, India, a la edad de 87 años. Era primer viernes (día en que las hermanas hacen ayuno). Recibió un entierro con todos los honores de estado el 13 de Septiembre, 80ta aniversario de la penúltima aparición de Fátima a quien ella tenía gran devoción. El 10 de Septiembre de 1997 se cumplían 51 años de aquel día en el que contempló a los pobres de la India y escuchó la voz del Señor llamándole a entregarse a ellos.

Por iniciativa de Juan Pablo II se abreviaron los tiempos y protocolos para proclamar su santificación. El día 19 de octubre de 2003 se convirtió ante miles y miles de fieles que esperaban ella plaza de San Pedro, en Santa Teresa de Calcuta. Pero poco le importaban los títulos y formalismos a esta gran madre de la humanidad, sólo el amor puesto en acción fue su principal preocupación; en sus propias palabras” Yo soy el lápiz de Dios. Un trozo de lápiz con el cual El escribe aquello que quiere. Somos pequeños instrumentos, pero muchos pequeños instrumentos en las manos de Dios pueden hacer milagros”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciudad Revista digital

Mendoza
13°
Despejado
08:1219:07 -03
Ir arriba