Ciudad Revista digital

Telefonos: 4395090 - 2615335516 - 2616598509 | Emails info@revistaciudad.com.ar - ventas@revistaciudad.com.ar - diseño@revistaciudad.com.ar

El tiempo - Tutiempo.net

Ansiedad…el mal del siglo XXI

Es la sensación de que algo malo va a pasar, y esto es algo normal si hay una causa concreta que la produzca, como situaciones peligrosas.

Sin embargo cuando se siente esto frecuentemente sin una causa real, aunque nada ni nadie nos esté amenazando, si  cualquier situación produce miedo y preocupación excesiva,  llegando al punto de interferir en tareas habituales y conductas rutinarias, probablemente se esté ante un Síndrome de Ansiedad.

Se puede manifestar desde la niñez hasta la vejez, tanto en hombres como mujeres, aunque con mayor frecuencia en las mujeres.

¿Cuáles son las causas?

En realidad no hay una sola causa, sino una combinación de factores genéticos, ambientales, psicológicos y orgánicos que habitualmente se conjugan. Generalmente existen factores desencadenantes que la ponen de manifiesto, por ejemplo: inseguridad, problemas laborales, rendir exámenes, etc.

¿Cuáles son sus síntomas?

Habitualmente se puede manifestar con algunos de estos síntomas:

  • palpitaciones
  • irritabilidad
  • sensación de falta de aire
  • inquietud
  • angustia
  • transpiración profusa
  • trastorno del sueño
  • palidez o ruborización
  • fatiga
  • dolores digestivos
  • tensión muscular
  • diarrea
  • dolor de pecho
  • miedo a lugares, cosas, situaciones o animales
  • sensación de volverse loco

¿Cómo puede presentarse?

Tiene diversas formas de presentación y cada uno tiene sus características diferenciales:

  • Trastorno de Ansiedad Generalizada: Se caracteriza por la aparición de síntomas como ansiedad y preocupación excesiva que la persona no puede controlar, provocando deterioro en sus relaciones familiares, sociales y /o laborales. Es de muy frecuente aparición en la población en general, sobre todo en adultos jóvenes y mujeres. También se presenta en niños y en estos casos está habitualmente relacionado con el rendimiento escolar o deportivo.
  • Trastorno de Pánico: es más común observarla al final de la adolescencia y en adultos jóvenes.

Se caracteriza por la presencia de crisis de pánico, que pueden ser a repetición, de forma inesperada, seguida de períodos de preocupación por la posibilidad de padecer nuevos episodios. Las personas que la padecen asocian su aparición a situaciones especiales como encierros o lugares con mucha gente, por lo que tratan de evitar los mismos. Los síntomas son acompañados por crisis de angustia, sensación de muerte, o de volverse loco y necesidad de huir.

  • Agorafobia: es el temor a estar en un lugar del cual sería difícil de salir. Habitualmente se refiere a lugares abiertos con mucha cantidad de gente, como recitales o espectáculos. Se presenta el temor a  padecer un ataque de pánico, de ahí que estas dos patologías se asocian con frecuencia. Tal temor hace que se eviten situaciones. A veces necesitan que un familiar los acompañe permanentemente, por el solo hecho de salir de su casa.
  • Fobia Social: Puede aparecer tanto en niños, jóvenes o adultos. Se caracteriza por el miedo  persistente y excesivo a situaciones sociales donde se podría quedar expuesto, como hablar en público, en reuniones, en exámenes, etc. El solo hecho de imaginar estas posibilidades genera en la persona respuestas ansiosas, con severo malestar y conductas de evitación.
  • Fobias Específicas: son temores incontrolables, irracionales y persistentes, hacia un determinado objeto, situación, animal o actividad. Los síntomas están referidos a las manifestaciones de ansiedad, como taquicardia, sudoración. Hay fobias de varios tipos: situacional (viajar en avión, ascensores), animal (a insectos: arañas), ambiental (a tormentas, a precipicios, agua), tipo sangre (a recibir inyecciones).
  • Trastorno por Estrés Postraumático: es una patología que se presenta en personas que han sufrido un trauma psíquico grave en su vida, por ejemplo: guerras, secuestros, muerte violenta de un familiar, accidente. La intensidad del trauma sufrido no determina mayor o menor gravedad en la presentación dela enfermedad. Pueden aparecer, además de los síntomas mencionados otros como pesadillas, alucinaciones, culpa, vergüenza, cambios de personalidad.
  • Trastorno Obsesivo Compulsivo: está caracterizado por obsesiones (ideas o pensamiento  recurrentes cargados de gran ansiedad) y compulsiones (son comportamientos o actos repetitivos como respuestas a las obsesiones). Algunos de los casos más comunes son los relacionados con el lavado de manos a repetición, seguridad, simetría y exactitud. Las personas demuestran preocupación permanente por el orden, los detalles; búsqueda de perfección que impide la finalización de los trabajos, ser inflexibles.

Tratamiento

Todos los cuadros antes mencionados tienen tratamientos efectivos, habitualmente combinando medicamentos (para actuar sobre los desequilibrios de neurotransmisores) y psicoterapia (para el manejo de los síntomas psicológicos) indicados por un médico psiquiatra y un psicólogo respectivamente.

Preguntas orientativas para los Trastornos de Ansiedad

  • ¿Estoy preocupado la mayoría del tiempo?
  • ¿Me siento incapaz de controlar esa preocupación?
  • ¿Estoy cansado o tengo dificultad para concentrarme?
  • ¿Rara vez me siento bien, habitualmente estoy triste, presionado o irritable?
  • ¿A menudo tengo dificultad para conciliar el sueño o dormir toda la noche?
  • ¿Los cambios en mi conducta interfieren con mi familia, socialmente o con las responsabilidades laborales?

Si ha respondido a más de una de estas preguntas de modo afirmativo, sería adecuado realizar una consulta para confirmar o descartar un diagnóstico, y realizar en caso de ser necesario,  un tratamiento acorde a su dolencia, lo que mejorará ampliamente su calidad de vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciudad Revista digital
Ir arriba